Ayudar al ciudadano a realizar sus trámites más rápido y de forma segura por la red: experiencia boliviana a un año de la firma digital

Lunes 12 de septiembre de 2016

“¿Alguna vez no les ha pasado?, uno va corriendo al banco a cobrar un cheque, pero llega dos minutos fuera del horario de atención… En la puerta no nos dejan pasar y ese día no se puede cobrar. Con la firma digital se puede hacer esas y otras transacciones en horarios extendidos”. Explica el representante en Perú de Realia Techologies, Robert Cava, al público reunido en el taller “A un año de la firma digital en Bolivia”, organizado por la ATT en La Paz.
Para realizar una firma digital previamente debe existir una certificación de que esta firma pertenece al emisor (identidad) y posee los máximos niveles de seguridad. La entidad encargada de otorgar esta certificación es la Agencia para el Desarrollo de la Sociedad de la Información en Bolivia (ADSIB), que estuvo presente en el evento donde se evaluó la implementación de este recurso tecnológico en el país.
En el evento, el director de ADSIB, Sylvain Lesage, precisó que hasta la fecha se han emitido “450 certificados, con puntos de registro en La Paz, Santa Cruz y Cochabamba”, en trabajo coordinado con la Aduana Nacional, institución que hace uso de este recurso para facilitar los trámites de exportaciones. Asimismo, las universidades privadas Los Andes y San Francisco de Asís han recibido la certificación para simplificar el trámite de titulación para sus estudiantes.
También resaltó el hecho de haber desarrollado e implementado la firma digital netamente con profesionales bolivianos y uso exclusivo de software libre.
No obstante, la cobertura aún es escasa y no se cuenta con alcance nacional, además que en el público existe un desconocimiento del concepto de firma digital. Entre las perspectivas está trabajar para hacer seguro y confiable el uso de la firma digital desde celulares, y lograr la “sensibilización y capacitación a través de talleres con entidades públicas, para ver cómo pueden incorporar la firma digital en sus procedimientos internos”.
En consonancia, el director ejecutivo de la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT), Roy Méndez, declaró que lo que resta para “popularizar la firma digital y la organización del gobierno electrónico es un proceso de concienciación y capacitación a todo nivel, porque en este momento Bolivia es uno de los últimos países en incorporarse a la utilización de este mecanismo”.
El uso de la firma digital sirve para identificar a las personas en internet y garantizar que los documentos que envíen por este medio no han sido alterados por terceros. A partir de ello “se establecen servicios a los ciudadanos, por ejemplo, trámites con el Estado o empresas privadas. En Uruguay se puede sacar una partida de nacimiento en línea, se le manda una partida firmada digitalmente, con lo cual la persona ya no necesita desplazarse hasta la oficina”, explicó Mauro Flores representante de Deloitte Uruguay, empresa internacional especializada en consultoría de ciberseguridad.