BLUETOOTH: LA HISTORIA DE UN SISTEMA BASADO EN UN REY DANÉS

ADSIB

Martes 21 de octubre de 2014

ABC Tecnología

 

Es una tecnología que lleva mucho tiempo entre nosotros. En los últimos años este método de transmisión de comunicaciones en forma inalámbrica entre dispositivos, sin hacer uso de cables, se ha metido en el bolsillo de los ciudadanos gracias a los teléfonos móviles inteligentes, aunque se puede encontrar en multitud de aparatos electrónicos como ordenadores, cámaras fotográficas, periféricos (ratones, teclados y auriculares).

 

Este protocolo de comunicaciones, que ha mejorado la velocidad de transmisión en últimas generaciones, ha permitido controlar aparatos. La comunicación entre ambos dispositivos (por ejemplo un altavoz inalámbrico controlado por un "smartphone") se realiza por radiofrecuencia, de forma que ambos dispositivos no están obligados a estar alineados entre sí para poder comunicarse.

Y sí, esta tecnología no es nueva, aunque lo pueda parecer se desarrolló allá por el año 1994. Los holandeses Japp Harrtsen y Matisson Sven desarrollaron la empresa Ericsson un sistema para reemplazar el tradicional y a veces engorroso cable. El resultado fue una tecnología de saltos de frecuencia de amplio espectro que, entre otras de las ventajas, es retrocompatible. El alcance suele ser de diez metros, aunque gracias a distintos repetidores se puede controlar un dispositivo a 100 metros.

 

El nombre de este método de transmisión proviene del rey Danés Harald Blatand -diente azul-, que fue el monarca que consiguió unir antes del año mil a diferentes regiones como las danesas, noruegas y suecas bajo el cristianismo. Ericsson le puso su nombre en homenaje.

 

Tras muchos años de existencia, el Bluetooth comienza a plantear dudas por la corta distancia en la que es capaz de operar. Sin embargo, no hay de momento ninguna alternativa. ¿Tiene futuro? Robustez, bajo costo y, sobre todo, bajo consumo (tan importante esto para los "smartphones" que no suelen superar una jornada completa) han permitido convertirse en un estándar universal para el intercambio de datos en una amplia gama de dispositivos fijos y móviles. La velocidad de transmisión, claro está, depende de la versión utilizada, lo que puede provocar pequeñas desconexiones espontáneas. 

 

Las especficaciones del Bluetooth se apliaron y están autorizadas por Bluetooth Special Interest Group (SIG), y continuan siendo desarrollados por los socios de la industria que conforman la alianza. Más de 1.800 marcas utilizan este sistema. Sin embargo, las marcas se han volcado de lleno en esta tecnología, que ya comienza a estar presente en productos más novedosos y actuales como televisores, el rey de los electrodomésticos.

 

Su uso ha venido en aumento. El rápido crecimiento en el uso de las tecnologías móviles, junto a la versión actualizada del sistema, la lista de sus aplicaciones está creciendo de manera explosiva. Servicios y herramientas para la salud o la agricultura, aplicaciones para negocios y puro entretenimiento están jugando tranquilamente un papel cada vez más central en muchas de nuestras vidas, y la base es la tecnología Bluetooth.

 

Frente a su importante popularización, surgen nuevas propuestas y alternativas como Virtus, un sistema creado por ingenieros en la universidad de Nanyang (China) que aseguran que es mil veces más rápido que el Bluetooth. Y es que la transferencia de datos vía Bluetoth ha ido escalando según las actualizaciones, llegando en la última a posicionarse su límite teórico en 720 KB/S.