OJO CON LA PUBLICIDAD MALICIOSA EN INTERNET

ADSIB

Miércoles 24 de septiembre de 2014

EL UNIVERSAL

 

Debido a que los usuarios están cada vez más atentos a las campañas de phishing, los atacantes migraron su atención a vectores menos protegidos con el fin de mantener el éxito de sus campañas. Un ejemplo de ello es el caso malvertising. Se trata de un tipo de amenaza que se oculta en publicidades de páginas de terceros.

 

No hace falta que un usuario descargue ni haga clic en un anuncio para ser infectado, basta con tener plugins o software desactualizados y visitar una página infectada. Si un atacante tiene acceso a los datos de navegación de la víctima, lo que suele ser posible, tratará de explotar eventuales vulnerabilidades en su equipo.

 

Quizás la modalidad más novedosa y peligrosa en el mercado de los malvertising es el real -time bidding (subasta en tiempo real), proceso en el cual la información del usuario es ofrecida a múltiples empresas de publicidad, que hacen sus ofertas según el perfil del entorno. Los atacantes suelen ofertar valores más altos facilitándoles el trabajo.

 

Características

 

Las empresas de publicidad venden los datos de los usuarios a otras empresas, para que las mismas puedan crear más publicidad, basada en gustos y entornos del usuario.

 

Estas "otras empresas" muchas veces son, de hecho, atacantes que logran inyectar malware en la publicidad, sin el conocimiento de la empresa de publicidad, del sitio, ni mucho menos del usuario.

 

Sin hacer clic en ningún enlace (con tan simplemente visitar la página), el atacante busca vulnerabilidades (en los plugins del navegador y software instalado), y al encontrarlas instala malware sin que el usuario se dé cuenta (si no las encuentra, nada ocurre).

 

¿Cómo prevenirlo?

 

Estos son algunos consejos que puede seguir para evitar ser víctima de esta modalidad de amenaza informática:

 

- Evitar instalar plugins, a menos que sean absolútamente necesarios

- Leer los permisos requeridos por los plugins antes de instalarlos

- Habilitar la función "clic-to-play", disponible para todos los navegadores, de forma que antes de ejecutar cualquier plugin, el usuario debe permitir dicha ejecución

- Tener un software de seguridad instalado y actualizado

- Proteger las configuraciones avanzadas del software de seguridad con contraseñas robustas

- Instalar siempre la última versión del navegador utilizado para acceder a Internet

- Actualizar siempre programas como Java o Adobe, desde sus sitios oficiales